VIGILA TUS PENSAMIENTOS

 “Recuerdo el día en que me dieron la noticia de mi embarazo. Sucedió algo curioso: mientras caminaba en dirección al autobús, comencé a ver mujeres  embarazadas. Nunca antes había visto tantas mujeres embarazadas en mi camino”.

“Necesitaba aparcar. La calle estaba llena de coches, aunque tenía la seguridad de que mi hueco aparecería, incluso sentía que estaba allí, esperándome…lo visualizaba y lo deseaba con mis cinco sentidos…no había en mí un ápice de duda…y lo encontré”.

Cualquiera de nosotros habrá tenido oportunidad de escuchar o experimentar testimonios similares respecto a lo que pensamos y sus efectos.

En la era de la conectividad y la telefonía móvil, la comunicación más importante es la que ocurre en el interior de tu mente. Conversamos con nuestra mente las 24 horas del día y el 80% de este dialogo interno es negativo. Se estima que tenemos unos 50.000 pensamientos al día y que el cerebro es capaz de contener 10 elevado a 80.000.000. 000.000 ideas distintas, una cifra que supera el número de átomos que hay en el universo.

Nuestra mente subconsciente es una recopilación de todo lo que pensamos. Y los pensamientos más corrientes crean los comportamientos subconscientes más arraigados.

 Hay quien piensa que la mente es el cerebro. Otros sostienen que es una facultad de este. Algunas experiencias con personas clínicamente muertas vienen a sugerir que el cerebro no es el productor sino el receptor de una mente que se encontraría fuera del cuerpo físico.

Una definición simple podría ser aquella que considera la mente como la facultad del cerebro que permite reunir información, razonar y extraer conclusiones. El pensamiento encarnaría la actividad y creación de la mente. Una actividad de gran trascendencia pues afecta a nuestra vida y a nuestra salud. Cada vez es más nutrido el grupo los que opinan que el pensamiento crea la propia realidad, nos sana y nos mata.

Estudios recientes consideran a la célula como un ser vivo que recibe la influencia del pensamiento. Nuestros pensamientos emiten una determinada vibración capaz de influir en todo nuestro organismo.

En su alocución sobre el poder del pensamiento, Deepak Chopra afirma: “A las nueve de la mañana de los lunes mueren más personas que en ningún otro momento.  Es un logro extraordinario y asombroso únicamente atribuible a la especie humana…es sólo una idea y las ideas no se ven…pero han sido precursoras de la enfermedad, la muerte, la devastación y la guerra. También podrían ser las mensajeras de la curación”.

Según proclama el tercer patriarca Zen en “El libro de la Nada”, la negación de la realidad es su afirmación.

Entender el lenguaje que habla nuestra mente resulta fundamental para lograr cualquier meta. Al pronunciar negaciones, la mente solo traduce en imagen la parte que expresa el pensamiento, pero no su negación, de ahí que convenga formular nuestros objetivos en positivo.

Si imaginas un lago azul de aguas quedas y cristalinas y alguien te pide que no veas los cisnes blancos que lo surcan, verás cines blancos. Si te sugieren que pienses en un desierto y no mires los camellos que lo cruzan, verás camellos.

Ahora sabes que si le dices a un niño que no toque una cosa, es muy posible que entienda y haga lo contrario.

 Nada puede impedir que tus ideas creativas se materialicen. “Todo es posible, y esto no excluye nada” afirma Wayne Dyer. Desarrolla un estado mental que te mantenga abierto a todas las posibilidades.

Cuando piensas diferente y te abres a nuevos pensamientos también creas nuevas posibilidades, porque actúas diferente. Durante al menos un millón de años la raza humana ha permanecido sobre la faz de la tierra, pero tan sólo hace 500 la mayoría de la gente creía que la Tierra era plana. Hace poco más de 100 años que un hombre logró volar con una máquina más pesada que el aire. Por entonces se decía que si Dios hubiera querido que volásemos nos habría dado alas. Sólo 75 años nos separan del primer ordenador y 28 de la primera red de internet. Hasta hace 42 años el hombre no había pisado otro planeta. Recientemente se ha descubierto como conducir un coche con la mente y en este momento una estación espacial está siendo ensamblada 240 millas sobre nosotros.

Los principios en que se basan estos inventos nos han rodeado durante más de un millón de años aunque sólo hace unos cuantos que nos hemos percatado de ello. ¿Cuántos principios nos rodean aún desde el principio de los tiempos?. Principios que si fueran descubiertos, comprendidos y usados, podrían mejorar radical y maravillosamente nuestras vidas, más allá de nuestra comprensión. Principios como este: “los pensamientos se cumplen, se materializan, se convierten en cosas”.

Comenzamos con un pensamiento y terminamos con una realidad. 

No todos reaccionamos igual ante una misma situación. El secreto está en nuestra forma de pensar. Un sujeto puede sentirse muy bien pasando el día con niños pequeños y para otro puede resultar causa de tensión.

Si tu pensamiento está centrado en lo que no te gusta eso es lo que se expande. Al estar pendiente de lo que no puedes o no quieres, obtendrás más de lo mismo.

Cuando te quejas de todo permaneces insatisfech@ e irritable. Puede que te veas sól@. ¿Quién quiere estar cerca de personas que se quejan siempre?. Si persistes en una actitud autodestructiva perderás la oportunidad de tomar las acciones que te llevarían a tener éxito y alegría. Cuando te dices que vas a fallar, no importa cuán talentos@ seas, te saboteas y fracasas. Si piensas que eres una víctima, no habrá nada que puedas hacer para mejorar tu situación, ya que tus desgracias serán culpa de otros, que por misteriosas razones, te desean el mal.

Cuando en la vida nos sucede algo positivo y  exclamamos:”! No puede ser!”,”!No te creo!”, lo que estamos haciendo es negar lo bueno, rechazando lo hermoso que nos sucede.

Todo pensamiento consciente repetido durante una temporada, se convierte en un programa. Por tanto, ¿qué ocurre cuando has pensado conscientemente durante una serie de años soy un fracasado? Sin pretenderlo siquiera, te has implantado un programa automático que conseguirá arruinarte sin el menor esfuerzo. Cuando eres consciente de ello, es el momento. Pero ser positivo un día a la semana no resulta. Fortalecer la mente se parece un poco a la gimnasia corporal. Cuando disciplinas y entrenas tu mente durante todos los días de tu vida ves cambios que no podrías ni imaginar.

Por tanto, el primer paso para solucionar tus problemas es solucionar tus pensamientos.

Sintoniza con lo positivo. Piensa: “pasará”, “tiene que ser así”, “ya está aquí”

No des tregua en tu mente al hastío. Cuando creas que la rutina te envuelve en una espiral de tedio y aburrimiento prueba a pensar de otra forma. Piensa en que es la primera vez que te topas con ella. Si te levantas por las mañanas y haces cosas parecidas, mira lo que haces como si fuera una experiencia nueva y gozosa. Aunque te laves la cara todos los días, hoy no te lavas la cara igual que ayer, ni igual que mañana, las circunstancias y las sensaciones que te rodean nunca son iguales. Cada día piensa en tus quehaceres, en tu pareja o en los trayectos que recorres como si fuera la primera vez. Hoy, aquí y ahora, las mismas cosas pueden ser diferentes si las piensas como si comenzaras a vivirlas y les aplicas otro pensamiento.  

A veces ocurre que te obsesionas con un pasado que ya no puedes cambiar. Tu punto de poder está siempre en el presente. Lo que decidas pensar aquí y ahora crea lo que vives hoy y, si así lo deseas, creará lo que vivas mañana.

Con nuestros propios pensamientos podemos hacer que la vida sea más placentera o más dolorosa. Atraer abundancia y bienestar o repeler ambos. Tanto si crees que puedes hacer o sentir algo como si no lo crees estás en lo cierto. Toda la razón es tuya, porque nada ha ser más real y verdadero para ti que lo que tú piensas.

Liderar tu vida implica elegir conscientemente los pensamientos y responsabilizarte de esa elección.

Dice un antiguo maestro taoísta que “en el mundo no hay nada difícil para los que ponen su mente en ello”.

Evita pensar en automático. Piensa antes de pensar.

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Autoestima, Autoliderazgo, Bienestar, Dirigir tu vida, Entrenamiento personal, Gestión de tu vida, Isabel Ripoll, Liderazgo personal, Pensamiento positivo, Pesamiento y realidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s