METÁFORAS PARA EL CAMBIO(I): “EL REINO DEL APEGO”

 

Durante quince días había nevado en la ciudad de Cristal.

El sabio Mor estaba convencido de que continuaría nevando, no en vano  una tupida neblina enmarañaba el cielo. Llevaba años haciendo aquellas predicciones y era considerado un experto.

 Fiel a sus creencias, humedeció la punta biselada de su pluma en el tintero y escribió: “Tiempo para mañana: nieve intensa”.

Al cabo de unos minutos el pergamino llegó a manos del Rey. Dada la situación, el soberano leyó con desgana. Cada mañana recibía los partes de Mor con idéntico pronóstico. Veinte días duraba la estación de las nieves continuas. Veinte días sin caza, ni alimentos para los que contaban con una reserva de jabalíes que les aseguraba la supervivencia durante tres meses. Gracias a Dios así había sido siempre. Todo estaba bajo control en Cristal.

Transcurrido el segundo mes, el Rey decidió conversar con el sabio sobre el extraño suceso de la nevada que aún persistía:

-No os preocupéis majestad. La naturaleza no es tan exacta. Esperemos con confianza como lo hemos hecho siempre. Todo está bajo control- respondió Mor.

En el día sesenta y dos de las nevadas, el cuidador de  jabalíes compareció ante el Monarca para manifestar su deseo de abandonar la ciudad.

-Me cuesta entender por qué quieres dejarnos- exclamó el Rey Vikor.

-Majestad ¿y si hubiera otros climas?. ¿Otra forma de hacer las cosas ante las nevadas?-

-Esto es lo único que conocemos Nurban.  Y  todo está bajo control; ¿qué clase de locura puede llevarte a correr esos riesgos?. Durante la historia de Cristal, dos personas nos abandonaron en plena nevada y jamás lograron volver-

Nurban observó el monótono discurrir de los copos de nieve.

-Y si continuara nevando, ¿cuál sería vuestro plan Majestad?-  

El Rey se apresuró a responder:

-Puedes estar seguro de que tal cosa no sucederá; Mor ha estudiado la situación. Se trata de pequeños desajustes. La palabra de Mor siempre se ha cumplido-

Nurban habló resuelto:

-Partiré-

El Rey tradujo su inquietud en una velada orden. Se le notaba contrariado:

-Temo por ti Nurban. Eres un hombre valioso. Tendrás una semana para pensarlo-

Vikor procuró que Nurban tuviese los mejores maestros y ropas, la mayor diversión y los lujos más sofisticados durante aquella semana. Ordenó que se le rodeara de amabilidad y que los ciudadanos le visitasen uno a uno para agradecerle su labor. Sin duda cambiaría de parecer al reflexionar sobre las comodidades y afectos que perdería si abandonaba su reino.

Nurban, meditó largamente qué hacer. Deseaba marcharse y al mismo tiempo le inquietaba la idea. Fuera de la ciudad se extendía un vasto espacio de naturaleza; más allá de aquel espacio bordeado de montañas, sólo dos personas habían osado aventurarse y jamás enviaron noticias.

Un edicto oficial informó que el reino los consideraba muertos. Vikor ordenó un funeral simbólico al que acudieron en masa los habitantes de Cristal.  En aquella ocasión, el Rey pronunció un discurso muy sentido. Se mostró apenado por dos hombres realmente valiosos que lo tenían todo y decidieron arriesgarlo.

-Todo es seguro en Cristal- proclamó con contudencia.

 Como si de un virus se tratase, cada ciudadano repitió las palabras de Vikor. Un eco monumental de voces estalló cual rugido de fiera sobre las calles del reino.

La última noche de su semana de reflexión Nurban soñó con un avestruz  que ocultaba su cabeza en el interior de un  agujero. “Cristal es una gran avestruz” escuchó decir, y despertó sobresaltado. Fue en aquel instante cuando concibió su plan.

Pidió al Rey tres días de retiro en el monasterio de la ciudad al objeto de meditar con detalle su decisión. Seguro de que Nurban estaba reconsiderando la idea de aventurarse, el Monarca accedió a dejarlo sólo.

En la madrugada del primer día, Nurban se embutió en pieles gruesas y abandonó a escondidas la ciudad. Antes liberó a los jabalíes que con tanto esmero había cuidado y les condujo tras sus pasos.

Ignoraba que clase de peligros le acecharían.

 Nevaba copiosamente cuando emprendió su trayecto a pie sobre un par de raquetas. Durante más de ocho horas caminó sin descanso hasta toparse con las montañas que rodeaban el extraradio. Aquellas que limitaban el espacio conocido y seguro de Cristal.  

Sintió la firmeza de su decisión y el miedo agazapado en el cuerpo mientras remontaba las escarpadas laderas hacia lo desconocido. Más de ocho horas invirtió en coronar la cumbre. Para cuando lo hizo el horizonte bajo sus pies tenía forma de valle soleado y verde, surcado por ríos y animales y poblado de exuberantes frutos. Lo contempló extasiado antes de volverle la espalda a la ciudad dónde todo era seguro.

Transcurridos cinco años de aquella visión, Nurban regresó al lugar de partida. Deseaba conocer como había evolucionado la centenaria Cristal en la dura estación de las nevadas continuas sin su reserva de jabalies. Las ruinas que encontraba a su paso comenzaron a angustiarle. ¿Qué clase de catástrofe habría tenido lugar?. Sobre aquel panorama de devastación  avistó con sorpresa  una enorme columna erigida en lo que antaño era el centro del reino. Se acercó para leer lo que había grabado en letras de oro: 

”En homenaje a Nurban el creador. La nueva y prospera Cristal os espera en el valle”.

 
 
 © Isabel Ripoll. 2011. All rights reserved
                                                                                                                                                                                                                                          

Deja un comentario

Archivado bajo Acción, Actuar, Autoliderazgo, Cambio, Coaching, Dirigir tu vida, Gestión de tu vida, Gestión del cambio, Isabel Ripoll, Liderazgo interpersonal, Liderazgo personal, Miedo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s