METÁFORAS PARA EL CAMBIO (III): “EL ENCARGO”

 

En el departamento de arquitectura de Build&Bup Co. la actividad era intensa. Doce teléfonos se concentraban en un área de no más de cuarenta metros cuadrados y en ocasiones daban la impresión de sonar a la vez. La constructora se proponía ampliar el espacio, pero la idea se había postergado a una época de mayor tranquilidad.

Rosi se acercó a Carla para encargarle un trabajo y le explicó que se trataba del diseño y construcción de una casa. Nada fuera de lo habitual.

-Otro marrón por la mañanita- resopló Carla.

-Tenemos orden de empezar ya. ¿Qué tal si te lo cuento?-

Carla arqueó las cejas con cierta ironía:

-No me digas que tengo elección-

Rosi, su manager, le indicó que se trataba de construir y diseñar una casa de una planta en una zona cercana a la oficina. La compañía le daría el uso de vivienda para empleados. Tenía seis meses para concluirla y dejaban a su criterio el diseño, la elección de los materiales, pinturas, alicatado, muebles.. . Confiaban plenamente en su trabajo, de modo que bastaría con un breve informe bimensual de los progresos. Las obras no debían prolongarse más allá de seis meses, y para evitar los rigores del invierno era preciso comenzar de inmediato.

Carla sintió curiosidad:

-¿Por qué a mi criterio?-

-¿Por qué no?- inquirió Rosi

-Ya entiendo. Es un proyecto que nadie quiere. Sin importancia-

Rosi suspiró.

Las cosas no eran exactamente como su manager las había expuesto. Carla tenía fama de quejarse por todo. El director le había pedido a Rosi que pusiese fín a aquella situación. Si no lograban motivarla, tendría que abandonar la compañía. Ella estaba al tanto de los problemas de Carla para encontrar un alquiler a buen precio en un área próxima a la oficina. Cada día llevaba a sus tres hijos de seis, diez y doce años a un colegio situado a 40 kilómetros del centro de trabajo. Estaba divorciada y las relaciones con su exmarido no pasaban por el mejor momento. El residía en Wellington y hacia meses que Carla no recibía pensión alguna.

Al regresar a casa Carla se notó agobiada. Sentía la nueva tarea como una carga. Una más de todas las que debía soportar a diario. Se preguntó que podría hacer para liberarse rápidamente y llegó a la conclusión de que  terminar la obra cuanto antes sería su gran objetivo.

Utilizando la inesperada libertad de que disponía, se centró en lo práctico. Diseñó una casa pequeña (quién quisiera lujos siempre podía hacerse la suya propia) con materiales baratos y de mínima calidad, pero fáciles de conseguir y transportar (total era la empresa quién costeaba y seguramente la felicitasen por los ahorros).

Siguiendo el objetivo que se había marcado, utilizó pinturas y muebles baratos y fáciles de encontrar y trasladar. Procuró que el estilo fuese homogéneo y que los colores encajasen con el mobiliario, pero si cualquier decisión al respecto retrasaba la obra, tomaba partido por la opción más rápida.

Para no supervisar constantemente y al detalle los trabajos, tomó la decisión de visitar la construcción una vez por semana y pasó por alto aquellas imperfecciones o defectos cuyo arreglo implicaba un retraso. Al fin y al cabo qué casa no tenía desperfectos. La perfección no era más que una obsesión suya.

En cuestión de cinco meses Carla había logrado deshacerse de aquel encargo.  Rosi acogió con gran entusiasmo la noticia:

-¡Enhorabuena Carla!. Todo un record. Iré con el director a inaugurarla y me gustaría que estuvieses allí-

Ambos se encontraban a las puertas de la casa, cuando Carla llegó. La saludaron con una cordialidad a la que no estaba acostumbrada. Acababan de echarle un vistazo y se mostraron realmente encantados.

-Quería darle personalmente la enhorabuena- dijo el director estrechando su mano–una hermosa casa y un gran trabajo-.

Aunque se notaba desconcertada, Carla agradeció el gesto con una sonrisa.

Mientras observaba la casa, se le hacía difícil entender que de hermoso veían en ella. Era una construcción normal, más bien poca cosa. Y la idea de vivir entre sus paredes le producía cierta desazón. No se consideraba capaz de habitar aquel espacio con cuartos, colores y muebles en los que no se reconocía. En la construcción habían utilizado materiales de poca calidad y presentaba numerosas imperfecciones que por fortuna no era fácil reconocer a primera vista. Sus gustos y preferencias eran bien diferentes. No obstante, aquella era la primera vez que recibía la enhorabuena por parte del director y eso la hacía sentirse bien.

El director miró a Rosi con una sonrisa y le entregó las llaves.

Carla observó como Rosi se acercaba hacia ella con gesto de entusiasmo:

-Son tuyas- le dijo- y la casa también. Hecha por ti y a tu gusto. Podrás ocuparla gratuitamente mientras trabajes en la compañía. Es nuestro regalo para ti-

Carla no fue capaz de articular palabra. Tenía la oportunidad de vivir cerca de la oficina sin sacrificio económico alguno, pero había levantado su propia casa con valores y criterios que no eran los suyos. ¿Qué se lo había impedido?; ¿qué la hacía desear para otros lo que no deseaba para ella misma?, y aún más, ¿por qué había dudado de la intención positiva de aquellas personas?.

-No sabéis cuanto os lo agradezco- murmuró- llevo años construyendo casas para otros y permitiendo que otros determinen qué y cómo debo construir. Acabo de descubrir que no es así como quiero hacerlo. De ahora en adelante, aplicaré mi propio criterio-

 

 

© Isabel Ripoll. 2011. All rights reserved

Deja un comentario

Archivado bajo Acción, Autoestima, Cambio, Coaching, Dirigir tu vida, Gestión de tu vida, Gestión del cambio, Isabel Ripoll, Liderazgo personal, Metas, Miedo, Objetivos, Pensamiento positivo, Superación personal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s