Archivo de la categoría: Cambio

ACOMPAÑAR

“Más vale un corazón sin palabras que palabras sin corazón”, dice un proverbio sudanés.

En el acompañamiento el silencio juega un papel clave, porque es un ingrediente de la escucha activa  y nos ayuda a respetar la libertad y la capacidad de decisión del otro.

El acompañante es un testigo empático. No está ahí para dirigir, enseñar, mover o influenciar, aunque inconscientemente pueda hacerlo. Tampoco para ir de salvador.  Es sólo alguien que está presente, cerca y próximo en el corazón, unido con la alegría o tristeza de la persona a la que acompaña.

Acompañar no es intentar convencer, sino participar en los sentimientos del otro y mostrarse receptivo a lo que trata de comunicar. A veces no sabemos qué decir, y lo cierto es que acompañar no requiere decir o hacer nada especial, sólo estar ahí.

El acompañante es un facilitador que ha relegado sus expectativas personales para sintonizar con otra persona y crear un ambiente de cariño y sosiego, donde esta pueda reflexionar, vivir su emoción y sentirse apoyada.

Es posible que la persona a la que acompañemos sufra una pérdida, un fracaso, una enfermedad y  esté deteriorada hasta el punto de parecer que ha perdido sus capacidades. Pero acompañar es seguir creyendo en su libertad y en su capacidad de decisión y respetar su dignidad.

Aunque creamos que tenemos la solución a los problemas de  la persona con la que compartimos ese momento tan delicado o importante, hemos de ser como un farero que regala presencia. El acompañante ofrece luz,  cariño y  rapport, pero es el otro quién observa, quién ve y decide sus pasos. Tal vez podamos orientarle con preguntas. O conversar con la persona, si lo necesita, pero enfocados en la escucha.

Cuando nos planteamos como podemos acompañar mejor a alguien, no existe una única respuesta. Depende en sí de la persona. De cara a uno mismo, lo importante es que demos lo que tenemos en nuestro corazón, ya que quién lo recibe le dará sentido según como sea el suyo.

Hagas lo que hagas tu papel acaba cuando has dado lo que podías dar y lo has hecho de forma auténtica y  asertiva.  Como el otro  lo reciba, cuando has puesto lo mejor de ti y has estado presente, ya no está en tus manos.

Deja que la persona y su dolor fluyan, “como el río… cuando el río encuentra una piedra, no se detiene: la rodea y luego la pasa. Cuando el río encuentra un hueco, lo inunda y sigue su cauce. La naturaleza es sabia; sabe hacia dónde va. El río desembocara en el mar, donde encontrará su sentido…”.

Acompaña.  No fuerces, ni trates de razonar.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Acompañamiento, Acompañar, Acompañar a alguien, Actitud, Cambio, Comprensión, Comunicación, Hacer compañía, Isabel Ripoll

METAFORAS PARA EL CAMBIO (V): CONVERSACIONES CON JIM BLACK

Amaneció y Coque estaba embutido en su funda nórdica hasta la comisura de los labios.

En el cuarto sólo se escuchaba el tic tac del reloj.

-Cinco días de gripe- pensó – es como para desquiciarse-

Estaba cansado de leer, jugar con el portátil y pulsar aleatoriamente el mando del televisor. Fuera de la rutina de trabajo, la vida se tornaba aburrida.

Recordó la frase de la noche anterior: “En algún lugar del alma se extienden los desiertos de la pérdida, del dolor fermentado; oscuros páramos agazapados tras los parajes de los días”. La había encontrado en una web de frases célebres.

-Todo un friki- pensó.

Le pareció tan deprimente y rebuscada que se fue a dormir.

Agazapado en su funda nórdica, pensaba en cómo afrontar aquel nuevo día bajo los estragos de la gripe, sin el sonido familiar de la blacberry, la agitación de la oficina y el trabajo a contra reloj.

De repente concibió la idea de ordenar su cuarto de trabajo.

Se apresuró a desayunar y a ingerir las medicinas, tomó una ducha y se enfundó un pantalón de pana y un jersey grueso.

Su cuarto de trabajo era un cubículo de apenas cuatro metros. Lo había amueblado con una librería blanca, un sofá cama y un pequeño escritorio. Echó un vistazo a su alrededor y clavó la mirada en el baúl de madera que su empresa le había regalado por Navidades cuatro años atrás.

-Empezaré por esto- se dijo.

Al abrirlo observó una superficie compuesta por tapas de libros y cuadernos encajados a presión. Fue extrayéndolos uno a uno hasta que escuchó un ruido sordo que le hizo deslizar la mirada hacia el parquet. Frunció el ceño. No tenía idea de que guardase aquel vaquero de plástico en el baúl.

Era una figura de color azul cielo. Tenía los pies sobre un suelo de plástico, igualmente celeste, que hacía las veces de plataforma de sujeción. Vestía un sombrero de Cowboy y el típico atuendo de los vaqueros del oeste americano. Sus brazos se hallaban ligeramente flexionados, dibujando un ángulo  recto. En ambas manos empuñaba una pistola.

Lo enderezó sobre el pavimento de madera y se quedó mirándolo con una sonrisa en los labios.

-Joder Jim, ¿pero qué haces aquí?- preguntó en voz alta –ni me imaginaba que estuvieras en el baúl. Tío cuanto tiempo. Eres un sobreviviente-

Coque se sentó en el suelo y cruzó las piernas. Continuó observando aquel juguete mientras pensaba en la maravillosa niñez que había transcurrido junto al sheriff Jim Black. Así lo había bautizado el día en que, con ocho años, los Reyes  dejaron junto a sus zapatos aquella bolsa transparente que resultó contener una amalgama de vaqueros, indios y caballos de plástico.

-¡Que batallitas Jim!. ¿Te acuerdas?. Te pondré en la mesa del escritorio. No quiero perderte-

Lo colocó sobre una carpeta de documentos que descansaba en la superficie de la mesa y prosiguió extrayendo el contenido del baúl.

-La cantidad de trastos que hay aquí dentro Jim. Voy a tirarlo todo- murmuró en voz alta.

-Normal Coque. De niño eras más divertido. Tienes suerte de haberme rescatado- escuchó decir.

Cuando era un niño, el sheriff Black y Coque hablaban a menudo. En realidad era Coque quién hablaba por los dos. Ahora le asaltaban dudas acerca del origen de aquella voz. Sea como fuere, deseaba responder al presuntuoso vaquero que permanecía erguido sobre su carpeta.

-Vaya Jim. No tienes pelos en la lengua, ¿eh?. Y dime, ¿por qué crees que tengo tanta suerte?. Ni que tú fueras la diversión en persona- exclamó Coque

-Porque soy tu espejo-

-¿Mi espejo?-

-Sí. Mírame y dime qué ves-

Coque le observó de cerca. Tomó a Jim en su mano y cerró los ojos.

¿Estaban riendo?. Sí, así era. Coque había inventado una historia en la que la Diligencia, regalo de su hermana mayor, atravesaba los páramos del Oeste a gran velocidad.

 Los páramos eran las losetas de mármol del salón de la casa de sus padres. En el interior viajaba una vaquera de la casa Pech que su tío Luis le había traído de Barcelona y que, según decía, se llamaba Perla. Era una figurita de los años sesenta, con un brazo en alto que sostenía una pistola, y el otro en jarras. A diferencia de Jim, Perla estaba pintada de colores y por la forma de sus piernas parecía haber sido separada de su caballo. Coque la sentó a los mandos de aquella Diligencia  que se suponía iba a ser atacada por otros vaqueros de plástico. La Diligencia chocó contra la pata de una silla y Perla salió despedida hasta derribar a todos los secuaces y acabar a los pies de Jim.

-Vaya lo que tenemos aquí- murmuró Black –Perlita, la superhéroe-

Los dos rieron de buena gana y Coque percibió que Jim congeniaba con la vaquera de piernas arqueadas.

-Bueno, ¿qué ves?- insistió Jim.

-Me estaba divirtiendo contigo. Habíamos inventado una historia fantástica. ¿Te acuerdas de Perla?-

-¿Perlita la superhéroe?- sonrió – como no voy a acordarme. Llegó volando hasta mis pies-

-Inventabamos grandes historias Jim-

Coque prestó atención a sus palabras.

-¿Inventabamos?- preguntó el vaquero.

-Bueno yo las inventé y los dos las protagonizamos-

La alarma del reloj de Coque sonó.

-Vaya Jim, debo ir al médico-

-Me pregunto porque ahora no escribes historias, ni te diviertes- insistió Black.

-Hay que ganarse la vida Jim. La oficina es una forma de sobrevivir-

-¿Quieres vivir o sobrevivir?-

-Me parece que te estás poniendo friki sheriff. Quiero vivir por supuesto. Ahora tengo que irme. Te pondré en el baúl y seguiremos hablando más tarde-

-Dime una última cosa Coque- indagó Jim -Si pudieras elegir y no tuvieses miedo ¿qué te divertiría hacer?-

-Crear- respondió Coque sin pensarlo –Me gustaría crear ideas innovadoras y ponerlas en marcha. ¿Contento?-

-Yo sí, ¿y tú?-

Estaba a punto de depositar el vaquero celeste dentro del baúl, pero se detuvo. En lugar de ello, lo introdujo en un bolsillo del pantalón.

Se lavo los dientes, frotó sus manos contra el jabón y enjugó su rostro con agua fresca. Buscó ropa de abrigo y salió al portal camino de la clínica.

Helaba en la calle. A las doce de la mañana, los rayos de sol aún no templaban el clima. Inspiró profundamente.

-¿Sabes Jim?- se dijo mientras expiraba- me siento vivo a pesar de la gripe-

-Todo problema lleva dentro una oportunidad, Coque- murmuró Jim.

-Entonces debería decir que me siento vivo gracias a la gripe-

Isabel Ripoll                            Todos los derechos reservados

3 comentarios

Archivado bajo Actitud, Actitud hacia la vida, Aprovechar la oportunidad, Autoconocimiento, Autoliderazgo, Cambio, Coaching, Conocimiento personal, cuentos de autoayuda, Gestión de tu vida, Isabel Ripoll, metáforas para el cambio, Mirar hacia dentro, Mundo interior, Oportunidad, Pararse a pensar, Recursos internos, Reflexionar, Santuario interior, Santuario personal, Superación del Miedo

CREA TU SANTUARIO INTERIOR

-No me gusta la soledad. Me da por pensar y comerme el coco. Enseguida busco gente o cosas para hacer- comenta Sara, una joven estudiante de periodismo.

Muchas personas viven volcadas hacia el exterior. Buena parte de ellas ve la soledad y la reflexión con angustia o se considera demasiado nerviosa como para meditar.

Conectar con uno mismo y profundizar en nuestra riqueza interior no está reservado  a los monjes del Tibet, tampoco es una cualidad propia de determinada clase de personas místicas o pintorescas, parece más una cuestión de actitud.

-Algunos clientes me ven haciendo miles de cosas y se inquietan- afirma José Luis, un empresario madrileño –comentan que parezco agobiado. Curiosamente yo me siento bastante tranquilo. Todos los días dedico tiempo a mí mismo. Lo que hago es el producto de esos momentos de paz y reflexión. Conozco personas que aparentan tranquilidad y son un manojo de nervios. Viven presos de su diálogo interno y les cuesta conectar con su yo más profundo-

-Ser una persona activa no implica que vivas permanentemente fuera de ti- explica Lourdes, gerente de compras de una multinacional y practicante de yoga en sus ratos libres – dedico dos horas diarias a la meditación y al yoga y de ahí saco fuerzas para todo lo demás. Estamos llenos de recursos-

Para Sandra fue un drama personal quedarse en el paro:

-Estuve sin trabajar casi seis años. Lo peor de todo es que vivía sin hacer nada y en constante tensión. Me pasaba el día rumiando. No lograba acallar mi mente. Comencé a leer artículos de autoayuda en internet. Eso cambió mi vida. La felicidad depende de uno. Cuando miramos el mundo lo hacemos desde dentro-

A veces buscamos en el exterior lo que está en cada uno de nosotros.

Cuando nos sentimos nerviosos, atemorizados, confusos o heridos es el momento de utilizar nuestros propios recursos.

Cada persona posee fortalezas y herramientas para solucionar sus problemas. Esto no implica que seamos autosuficientes, sino que manejamos el timón de nuestros pensamientos. Todo ello se refleja en la forma en que vivimos y entendemos nuestra vida y también en lo que esta nos devuelve.

Lo que creemos tiende a ser lo que creamos. Cualquier idea que introduzcamos en nuestra mente puede obrar un gran cambio, ya que la reacción de nuestro cerebro ante algo soñado o imaginado es la misma que ante algo verdaderamente real. Todo lo que imaginamos podemos crearlo.

Mirar hacia dentro significa entrar en nuestro santuario, en ese pensamiento, lugar, sensación, imagen, sonido, aroma o color que hemos elegido para descansar, relajarnos y potenciarnos. En ese reducto dónde habitan nuestra identidad y nuestros grandes tesoros personales.

Si no miramos hacia dentro y vivimos en puro modo programación,  jamás sabremos lo que somos ni lo que queremos y consecuentemente,  ignoraremos los recursos de que disponemos  para lograrlo.

Algunas personas se resisten a efectuar este ejercicio de introspección por miedo a descubrir cosas que les resulten desagradables,  pero si lo que vemos no nos gusta, podemos cambiarlo. Crear ese santuario a la medida, con nuestros recursos, posibilidades, soluciones, objetivos y anhelos está completamente en nuestras manos. Es una elección consciente.

Puedes disociarte de una emoción negativa visualizando que te elevas desde el lugar donde te encuentras; vas ascendiendo y sumiéndote en una sensación de bienestar que permite contemplar las cosas desde otro ángulo. Tienes la opción de colorear a tu gusto una imagen mental grísea, desangelada o perturbadora hasta suprimir sus connotaciones negativas. Cabe la posibilidad de que asocies hechos o comportamientos desagradables con una música que te haga sentir bien o con determinadas sensaciones placenteras del tacto o tal vez con un olor que te resulte familiar y entrañable.

¿Y si imaginas a la persona que te grita rebuznando?.  Evadirte del estrés puede ser una labor menos ardua de lo que parece si te visualizas en una playa y escuchas el ruido de las olas o si te sientes caminar por un campo de aromáticas flores hacia una casa diseñada y decorada como tú deseas. Es posible que lo que realmente te haga descansar o relajarte sea vaciar tu mente por completo, mirar fijamente una vela durante horas en completo silencio o estar a oscuras.

Tal vez te potencie recordar  tus éxitos; cómo triunfaste anteriormente en situaciones parecidas. Puede que te ayude centrarte en lo que realmente hiciste bien o en lo que haces bien a menudo. Quizá colabore a resolver un problema, pensar en cómo lo resolviste antes o en cómo lo hicieron otros a los que tú admiras.

¿Qué pensamientos o creencias tienes instaurados que te debilitan?. ¿Qué hábitos deseas cambiar para que no sigan perjudicándote?. ¿Para qué vives?. ¿Cómo te gustaría pensar o que te gustaría creer respecto a ciertos temas para lograr lo que anhelas?. ¿En realidad qué quieres conseguir?.

Reflexionar, meditar, visualizar, abrir la caja de los sentidos y emociones que mejor nos definen, son herramientas personales que  permiten afrontar problemas, encontrar la paz, conocernos, cambiar y lograr nuestros objetivos.

Todo pensamiento o acción se gesta en nuestro interior.

Para conocer la razón por la que hacemos las cosas, sólo vale caminar hacia dentro con la conciencia bien despierta.

Sacar a la luz los aspectos más ocultos de nuestra personalidad no siempre resulta cómodo. Podemos llevarnos sorpresas desagradables, experimentar la sensación de que tiemblan nuestros cimientos o sufrir un alud de emociones.

 Conocernos y crecer como personas tiene su precio. No obstante, si alguien nos dijera que el resultado final será aprender a gestionar nuestra vida y  vivir con plenitud y alegría, ¿lo veríamos con tanto temor o reticencia?.

“Cómo la metamorfosis de una mariposa” escriben Alex Rovira y Francesc Miralles en su libro El mapa del tesoro, “necesitamos pasar por el trauma de la crisálida para construir nuestras alas”.

-Es un viaje que merece la pena realizar para tomar conciencia de tu parte tóxica y de tus fortalezas– afirma Claudio, profesor de musicoterapia – resulta poderoso y revelador a la vez.  Ese foco de luz que proyectas sobre ti mismo te permite conocerte y generar nuevos recursos desde los que dirigir tu vida-

El santuario personal es una llave maestra que conduce a la felicidad y realización de cada individuo.

Si creas tu propio santuario  de forma consciente, nada, ni nadie podrá arrebatarte la gestión de tu vida, incluso cuando estés triste, frustrado, atemorizado o tenso, serás capaz de entenderlo, de pasar por ello y de sanarte con la fuerza y la calma de quién se ama y conoce así mismo.

Deja un comentario

Archivado bajo Actitud, Autoliderazgo, Cambio, Comprensión, Conocimiento personal, Entrenar tu mente, Isabel Ripoll, Meditación, Meditar y distanciarse, Mirar hacia dentro, Mundo interior, Objetivos, Pararse a pensar, Recursos internos, Recursos personales, Recursos propios, Reflexionar, Santuario interior, Santuario personal, Valores, Viaje interior

¿NO PUEDES MAS?. PÁRATE Y PIENSA

 A menudo vivimos distraídos por continuos quehaceres, obligaciones y expectativas, persiguiendo y esperando cosas, luchando por cambiar a los demás y porque todo funcione cómo deseamos.

Al volcarnos en el mundo exterior, en nuevos deseos y necesidades, carecemos de tiempo para conocernos, saborear y disfrutar nuestros logros y lo que somos.

 Cuando quedas atrapad@ en esa espiral de lucha e insatisfacción constante, no tardan en surgir emociones negativas. Puedes notar que te falta energía y experimentar síntomas de  agotamiento mental y físico, impotencia, fracaso o derrota.

Los budistas tibetanos se refieren alegóricamente al Reino de los Fantasmas Hambrientos para describir esta actitud. Lo habitan seres que poseen un apetito insaciable y por lo mismo, continuamente insatisfechos.

¿Qué hacer cuando uno se ve inmerso en esa espiral y comienza a experimentar emociones negativas?.

Cuentan que el místico ruso, George Ivanovich Gurdjíeff solía practicar con sus alumnos un ejercicio denominado Stop. De repente les decía: “¡Stop!” y todos tenían que detenerse, tal como estuvieran.

Otra técnica utilizada en la educación infantil es el semáforo. A través de la asociación de las luces de un semáforo con las emociones y la conducta, los niños aprenden que la luz roja implica pararse, tranquilizarse y pensar antes de actuar. La luz amarilla les induce a pensar en soluciones o alternativas y sus consecuencias, mientras que la luz verde invita a seguir adelante y poner en práctica la mejor solución.

Cuando faltan fuerzas para continuar y nos sentimos desbordados, defraudados, fracasados o insatisfechos, ha llegado el momento de pararnos, descansar y reponer nuestra energía.

Parar supone desconectar y distanciarse.

Desconectar de ese mundo exterior que absorbe nuestra energía para conectar con uno mismo a través de la meditación.

 Sólo en nuestro interior se halla la paz y serenidad que anhelamos.

La meditación regular ayuda a descansar, ahorrar energía y mantenerse relajad@. Al meditar, cerramos la puerta al ruido y a los problemas que descansan en nuestro trabajo o en nuestra vida personal, silenciamos el diálogo interior acallando esa mente que no cesa de generar pensamientos a una velocidad fulgurante.

Aunque para ser realmente efectiva la meditación requiera hacerse con tiempo, cinco minutos dentro de un cuarto sin luz o sin ruidos, enjuagarnos el rostro con agua fría,  respirar hondo y contar hasta tres, un paseo enfocándonos en los detalles del  paisaje o la simple visualización de un lugar ideal para nosotros,  pueden ser suficientes para hallar la calma, recuperar la paciencia y balancear momentáneamente nuestra energía de forma que obtengamos una mayor claridad mental y gestionemos nuestras emociones y nuestro estrés.

Salirse de un problema o de una emoción,  también ayuda a gestionarlos.

A veces nos resulta más fácil encontrar solución para los problemas ajenos que para los nuestros. Quién sufre la situación no suele verlo tan sencillo. Tiene más información, pero se halla demasiado involucrad@ como para poder contemplarla desde distintos ángulos y lograr una visión amplia, objetiva y global de la misma. Es capaz de ver los árboles, pero no el bosque. 

Cuando pones distancia respecto a esa situación o emoción  que  absorbe  tu energía o te genera sentimientos negativos estas en condiciones de gestionarla mejor. Puedes verla objetivamente y decidir si te merece la pena seguir luchando, si estás dispuesto a pagar el precio y a dedicarle tiempo. Dar un paso atrás nos permite descubrir otras opciones y elegir bien nuestras luchas y objetivos en lugar de dispersarnos en cientos de deseos. Nos permite tomar conciencia de que somos algo diferente de la emoción que nos embarga y nos ayuda a pensar y percibir con claridad. Cuanto más nos alejemos mayor será nuestra perspectiva y nuestra capacidad de tomar una decisión acertada.

Al margen de lo que ocurra en tu vida, cómo interpretarlo sigue siendo una elección personal. Siempre tienes la posibilidad de hallar un sentido positivo a lo que acontece y ese poder tuyo, nadie, ni nada puede arrebatártelo.

Para no caer en una dinámica de dispersarse en continuos deseos y necesidades hasta el punto de transformarnos en Fantasmas Hambrientos, es fundamental conocerse y  tomar decisiones.  Determinar que es absolutamente necesario para tí, aprender a descartar y  enfocarte en lo que de verdad importa. Saber quiénes somos y que queremos, hará que disfrutemos de  nuestros logros y de lo que tenemos y hacemos en lugar de permanecer continuamente insatisfechos.

Una fuente común de insatisfacción, es el empeño en cambiar a los demás.

“Debes ser el cambio que quieres ver en el mundo” afirmaba Mahatma Gandhi.

En ocasiones no cesamos de intentar que las personas y el mundo funcionen cómo deseamos.  Quizá lo hagamos con nuestra mejor voluntad, dando por supuesto que sabemos lo que es mejor para todos. Al no conseguir resultados, llega el sentimiento de culpa y fracaso y el agotamiento. Esta actitud daña nuestra autoestima y vacía nuestras reservas de paciencia y energía, sin contar con que hace la vida imposible a otros individuos.

Conviene tener presente que cada ser humano es  peculiar y único. Tiene sus ideas, sus  objetivos, valores y carácter. Hemos de  respetar su espacio y sus procesos, su ritmo propio.

Siendo como eres, sin pretender ni esperar que los demás cambien, estás sembrando en sus vidas.

Cuando te conviertes en aquello que quieres ver, mucha gente se motiva e inspira contigo, pero no puedes forzar la situación. Cada cual elige su camino. Si cambia, cómo y cuándo. Nada puedes hacer, cuando  nada te piden. Incluso si te lo piden, la última palabra no es tuya.

Abracemos la singularidad de cada persona. Tal vez nuestro destino no sea cambiar a los demás sino sembrar el cambio. “Somos sembradores conscientes, repartimos diariamente millones de semillas a nuestro alrededor” afirmaba el escritor estadounidense Og Mandino.

No pienses mientras no paras. Párate y piensa. Hará la diferencia en tu vida.

Deja un comentario

Archivado bajo Actitud, Actitud hacia la vida, Autoconocimiento, ¿No puedes más?, Buenas ideas, Cambio, Coaching, Dirigir tu vida, Gestión de tu vida, Isabel Ripoll, Meditación, Meditar y distanciarse, No puedo más, Pararse a pensar, Pensamiento positivo, Pensar, Pesamiento y realidad, Reflexionar, Superación personal

COMPRENDER Y SUPERAR EL FRACASO AMOROSO

Si  las personas respondiesen a nuestro mapa de la realidad tendríamos una oportunidad de conocer,  controlar y modificar sus reacciones.  Pero lo cierto es que hay una parte de lo que son los demás que no percibimos. Del mismo modo,  percibir es el resultado de corregir e interpretar lo que piensan y hacen otras personas conforme a sentidos, experiencias, necesidades y expectativas propias.

De ahí que nuestros pensamientos no sean la verdad, aunque para nosotros resulten ciertos, y que los mapas y conductas de otros individuos se escapen a nuestro control. Transpolando esto al terreno de los sentimientos, el éxito o el fracaso amoroso no es algo que dependa al cien por cien de uno mismo, pues la relación sentimental consta de dos partes y bajo nuestro control sólo tenemos una.

En la aventura del amor la voluntad humana no siempre cuenta.

Para empezar tú no eliges de quién enamorarte ni decides quién se enamora de ti. Y en ocasiones, por nuestros diferentes mapas de la realidad, damos al comportamiento de una persona una interpretación distinta de la que para ella tiene o somos interpretados en una forma que nada tiene que ver con nuestra intención. Incluso cuando el amor se convierte en relación estable y vamos obteniendo nuevas percepciones acerca de la persona con la que compartimos nuestra vida, podemos llegar a concluir que dónde sólo veíamos coincidencias existen diferencias abismales.

La relación amorosa evoluciona al hilo de las percepciones y acontecimientos individuales y lo hace de forma desigual e incontrolable. Sin voluntad de estar juntos y sin trabajar la relación, poco puede hacerse, pero cuando se trata del amor en sí, la voluntad no basta. O amas a alguien o no lo amas. Por supuesto siempre de acuerdo con tu propio concepto del amor.

Siendo la percepción de la realidad tan diferente y peculiar en cada persona, no es de extrañar que existan desencuentros y rupturas. El fracaso amoroso es algo natural, aunque no por ello menos doloroso.

Pocas sensaciones resultan tan insoportables como las que experimentamos al percibir o escuchar que no nos quieren de la forma que esperábamos o sencillamente no nos aman. Tal vez algo peor que esto sea no aceptar la situación y continuar luchando en vano. “Conseguiré que me quiera”, se dicen algunos, y la pregunta es: ¿cómo?; ¿acaso depende de ti?.

Los sentimientos no se fuerzan. Nadie tiene poder sobre el amor, ni siquiera la persona que lo experimenta o la que desea experimentarlo. Pensar que lograremos hacer cambiar de opinión a alguien sobre lo que siente es otorgarnos un poder que no poseemos, a no ser que este sentimiento ya exista y lo que busquemos sea un acuerdo de convivencia. Con todo si el acuerdo implica renunciar a principios y valores esenciales para uno, puede convertirse en papel mojado.

De modo que tienes la opción de practicar hechizos para enamorar prolongando tu agonía o aceptar el fracaso y comenzar el proceso de recuperación.

Todo fracaso o rechazo amoroso desencadena un periodo de tristeza, ira e impotencia, hasta que llegamos a la aceptación.

Aceptar supone entender al otro y no insistir más ni forzarle, admitir el rechazo como algo normal en el ciclo de la vida, algo que todos hacemos y a lo que todos tenemos derecho. No podemos agradar a todo el mundo ni todo el mundo agradarnos a nosotros.

Lo que realmente nos lleva por el camino de la superación es aceptar el rechazo dignamente y con humildad sin caer en la trampa de culpar u odiar al otro, ni sentirnos víctimas.

Que alguien te rechace no implica necesariamente que no te aprecie, valore o considere, ni tampoco que tú no seas una persona valiosa o que el mundo te vuelva la espalda, tan sólo significa que una vez, en una situación y con una persona en concreto las cosas no salieron tan bien como esperabas. No es más que un hecho puntual y aislado en tu vida.

Es importante reflexionar y poner las cosas en su contexto. Entender que tu bienestar no puede depender de un hecho o de una persona concreta, que antes y después de ese fracaso tenías y seguirás teniedo una vida . ¿Qué ganas teniendo contigo a quién no te acepta a su  lado ?. ¿Para qué conformarte con eso cuando puedes optar por algo mejor?. ¿No es lo que tú te mereces?.

El fracaso o rechazo amoroso implica que se ha producido  un cambio y comienza una nueva etapa, en la que se abren otras posibilidades. La vida te ofrece una oportunidad para conocer nuevas personas o para estar a solas contigo mismo.

Enfócate en ti, en mimarte, desarrollarte, hacer deporte, ampliar tu círculo de amigos o contactos y realizar todas aquellas actividades que te gustan.

A la recuperación ayudan el distanciamiento y el paso del tiempo. Desde la distancia y el tiempo las cosas se ven con otra perspectiva. Es posible que tras superar ese periodo de dolor estemos en condiciones de ofrecer al otro nuestra amistad, pero si nos implicamos con él será difícil que podamos sustraernos al sufrimiento o a la tentación de forzar inútilmente las cosas.

Poco importa si la persona fue deshonesta, mintió o se volvió atrás. Si pusiste o apostate más. Pensar esto podrá consolarnos momentáneamente, pero alimentará el resentimiento y no evitará el dolor. Sólo el perdón, la aceptación y la comprensión de que el rechazo forma parte del juego de la vida y  de que todos los experimentamos logrará impulsarnos hacia la paz interior y la superación.

Aprendamos a aceptar con deportividad nuestras pequeñas derrotas y preparémonos con ellas para el siguiente partido.

 

 

 

 

 

 

 

28 comentarios

Archivado bajo Actitud, Actitud mental positiva, Autoestima, Autoliderazgo, Bienestar, Cambio, Coaching, Comprensión, Dirigir tu vida, Fracaso amoroso, Gestión de tu vida, Gestión del cambio, Isabel Ripoll, Rechazo, Rechazo sentimental, Superación personal, Superar el fracaso amoroso, Superar la ruptura, Superarse, Valorarse

VIVIR CON UNA MENTE FLEXIBLE

Es probable que a lo largo de tu vida hayas conocido a personas que buscan un perfeccionismo inalcanzable, que no aceptan equivocarse, ni rectificar o tratan de imponer, como sea, su punto de vista. Tal vez hayas observado esos comportamientos en ti mism@.

¿Te has sentido alguna vez relajad@, alegre o féliz en cualquiera de estas situaciones?.

“Nada hay más peligroso que una idea cuando no se tiene más que una” decía un filósofo  francés.

El cerebro humano tiende a clasificar y  buscar explicaciones, a simplificar y debatirse entre el blanco y negro, lo bueno y lo malo.

Una vez que eres consciente de esto,  ¿deseas una mente de arcilla o una mente de piedra?, ¿una mente que secuestre la verdad o que la ponga en remojo?.

La respuesta no es baladí. Puede afectar a tu salud,  tus relaciones sociales y  tu éxito personal y profesional.

Las personas rígidas son excesivamente autoexigentes consigo mismas y con los demás.  Una característica propia de los individuos inflexibles es resistjrse a cambiar de comportamiento o creencias, por mucho que la evidencia y los hechos les demuestren que están equivocados.  Son personas que viven en su limbo, distorsionando la realidad y rechazando todo aquello que les genera incertidumbre.  No toleran ambigüedades ni contradicciones y  suelen ser víctimas de sus propios perjuicios.

Este tipo de actitudes genera sentimientos de estrés, angustia y miedo. Pueden tornar agresivo e irascible a quién las sufre. La rigidez hace que una persona se muestre autoritaria, tienda a perder los estribos o a paralizarse cuando algo rompe sus esquemas.

Quién adopta una postura inflexible, no admite perder el control de las cosas, tiene miedo a equivocarse y transita por el mundo de los “debería”. Es probable que busque lo inalcanzable, tanto en sus relaciones como en sus metas personales, y se muestre intransigente. De modo que, si las cosas se tuercen, le costará generar alternativas o cambiar de camino.

Puede que algunas de estas pautas nos resulten familiares en nuestra conducta. Tal vez las reproduzcamos de forma aislada, pero cuando son nuestra tónica de vida, ¿a dónde nos conducen?.

Reconocer que podemos equivocarnos y que no sabemos realmente lo que ocurre dentro de las personas y del mundo que nos rodea, nos brinda la oportunidad de  crecer y  aprender.

“Si uno realmente quiere redescubrir la maravilla”, afirma la periodista y conferenciante Kathryn Schulz, “tiene que apartarse de la razón y mirar alrededor…mirar la inmensidad, la complejidad y el misterio del Universo, y poder decir: -¡Qué sé yo!; quizá me equivoco-“

Vivimos tan programados que llegamos a olvidar que la vida no es un cuadrilátero. No todo cuadra en ella a la medida de nuestros cánones y gustos personales. Aprender a manejar la incertidumbre, adaptarte a las circunstancias y al medio y ser capaz de rectificar  resulta básico para la supervivencia y  felicidad personal.

Ser flexibles  nos permite afrontar el cambio y adaptarnos a él, transitar por lo inesperado, con tolerancia y con una adecuada gestión de nuestras emociones, aceptar las diferencias, críticas y discrepancias, reconocer y corregir errores, superar ideas y perjuicios arraigados y abrirnos a nuevas experiencias y puntos de vista.

Algunos individuos persiguen sus objetivos de forma fija y obsesiva, hasta el punto de que, en el ínterin, se olvidan de vivir. Nada que no sea lo que ellos han concebido merece su atención. Se abstienen de experimentar para no equivocarse y critican los errores de otras personas. Esperan agazapados a que llegue la oportunidad de oro, ese día triunfal en que lo que han concebido encaje sin fisuras con la realidad. O eso o nada.

Creer que la vida se adaptará exactamente a nuestros deseos puede mantenernos ocupados y esperanzados, pero no deja de ser una utopía. Para encajar la línea recta y rígida de las ideas personales en el terreno ondulado de la vida hemos de convertir esas ideas en una línea  flexible.

En ocasiones se confunde la flexibilidad con la debilidad de carácter. La ausencia de fuerza y determinación o la incapacidad de afrontar responsabilidades no es flexibilidad. Ser flexible no significa ceder ante todo ni dejarse llevar por todo, sino buscar ese equilibrio justo por el que nos hacemos compatibles con las circunstancias, eventos y  personas que nos rodean mientras continuamos siendo nosotros mismos.

Cuando escuchamos con pleno silencio interior y somos capaces de creer que lo que cuentan o sienten el resto de individuos es tan real y verdadero cómo lo que contamos y sentimos nosotros, cuando  podemos seguir manteniendo una relación correcta o cordial con las personas que una vez nos hirieron, o si nos damos la oportunidad de hacer cada día algo distinto de lo que hasta ahora hemos hecho, estamos siendo flexibles.  Y lo cierto es que una mente flexible nos permite vivir mejor y transitar por la vida con menos traumas.

Si nada permanece inmóvil en el tiempo, sostener verdades inamovibles chocará de lleno con la realidad. Como consecuencia de ello acumularemos malestar y frustración.  

Revisar nuestras creencias y reconocer las limitaciones que todos tenemos, es un ejercicio saludable y enriquecedor. 

Cuando dudas o te equivocas descubres cosas que antes ignorabas y esto amplia tu perspectiva de la realidad.

 

 

2 comentarios

Archivado bajo Actitud, Actitud hacia la vida, Adaptación, Cambio, Dirigir tu vida, Equivocarse, Flexibilidad, Isabel Ripoll, Mente Flexible, Mente rígida, Rigidez, Tener siempre razón

ACTITUD MENTAL POSITIVA

La actitud es una forma de respuesta aprendida ante lo que nos acontece o acometemos. Proviene de una disposición mental y neurológica individual frente a las situaciones que afrontamos en la vida. Esta disposición se nutre de pensamientos y emociones generadas por experiencias.

 Tener una actitud mental postiva resulta clave para lograr éxito y sentirnos felices. La consecución de un objetivo no depende sólo de  la capacidad y talento individual, es necesario tener el ánimo y desarrollar el comportamiento adecuado. Respecto a la felicidad, no importa tanto lo que suceda a nuestro alrededor como la forma en que lo veamos, sintamos y actuemos.

Como líderes de nuestra vida podemos elegir entre adoptar  una perspectiva positiva o negativa de la realidad. Tenemos en nuestras manos la creación de hábitos mentales positivos y negativos.

Las reacciones humanas se generan en el cerebro y es la forma en que decidimos percibir y creer lo que impulsa nuestros actos.

Nuestros pensamientos habituales provienen de las redes neuronales que se generan en el interior de cada persona. A lo largo de la vida, mediante el proceso de pensamiento, hemos ido construyendo redes neuronales para los temas que consideramos importantes. Mediante la repetición de pensamientos y actitudes, dichas redes se fortalecen, hasta llegar a un punto en el que su activación es automática. Ello implica que ante un estímulo especifico y sin necesidad de que intervenga nuestra mente consciente, la red neuronal se pone en marcha.

Algunas de estas redes neuronales pueden resultar nocivas y segregar sustancias químicas que generan sufrimiento, ira, rabia o dependencia emocional, de forma que nuestra respuesta neuronal se carga de negatividad. Con el tiempo ese circutito neuronal se irá fortaleciendo, pués el cerebro se vuelve adicto a las sustancias que está acostumbrado a recibir . Si estamos instalados en la queja o en la dependencia es porque nuestro cuerpo nos demanda sustancias que generan ese estado de ánimo.

Cuando tomas conciencia de  tus pensamientos negativos, estas en condiciones de romper  los  modelos de comportamiento que te debilitan. Tienes la posbilidad de generar otras redes para segregar nuevas sustancias químicas que te hagan sentir bien.

Sustituir una actitud mental negativa por otra positiva requiere constancia y concentración. La dificultad estriba en interrumpir una rutina a la que nos hemos vuelto adictos. No se trata sólo de generar un pensamiento positivo sino de entrenar nuestra mente para que desarrolle de forma automática ese pensamiento.

La solución depende de cada persona, pero ser conscientes de esa actitud mental negativa y de nuestro poder para cambiarla es el primer paso para crear una nueva realidad que nos haga más dichosos.

Lo siguiente es recuperar el control de nuestras actitudes. Eliminar el diálogo interior negativo y sustituirlo por una rutina de afirmaciones, visualizaciones y palabras positivas. Cada segundo nuestra mente debe ejercitarse en la ilusión, el optimismo, los valores y las creencias que nos hacen sentir bien. El hábito se crea con la repetición, se nutre de constancia y necesita de un tiempo mínimo para consolidarse.

Aceptar lo que sucede y adaptar nuestras exepctativas a la realidad, no implica ser negativo, más bien es una actitud  que facilita adquirir el control nuestra vida y mejorarla. Hemos de ser capaces de sobrevivir a la adversidad y recuperarnos, de fracasar con éxito en el sentido de saber sentirnos lo mejor posible en una situación en que lo lógico quizá fuese sentirse mal. En definitiva ver el fracaso y el dolor como una aprendizaje, concentrarnos en lo bueno y en la solución y utilizar para ello todas las herramientas posibles, desde la relajación a la meditación.

Tener una actitud mental positiva implica crearnos una vida con sentido y disfrutar de ella.

Es una actitud que no depende de nada, ni de nadie. Está sólo en nosotros. En nuestras manos.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Actitud, Actitud mental positiva, Autoestima, Autoliderazgo, Bienestar, Buenas ideas, Cambio, Coaching, Dirigir tu vida, Entrenar tu mente, Gestión de tu vida, Hábitos positivos, Inteligencia emocional, Isabel Ripoll, Objetivos, Pensamiento positivo, Percepción de la realidad, Pesamiento y realidad