Archivo de la categoría: Lider interior

CREER EN LOS MILAGROS

Los milagros son eventos que, por escapar al entendimiento humano y obrar en nuestro beneficio, se perciben cómo prodigiosos.

La percepción del milagro cambia a medida que aumenta el conocimiento y también a medida que pasa el tiempo. Pero así como la ignorancia humana no tiene fin, ellos, los milagros, tampoco lo tienen.

En un tiempo no muy lejano los eclipses, las estaciones del año y las tempestades eran considerados milagros. Hoy parecen algo fácil de explicar, aunque nos siga impresionando la sabiduría con que la naturaleza se desenvuelve en el Cosmos.

Otra sensación extraordinaria se produce cuando tomamos conciencia de que acontecimientos percibidos en términos de adversidad, con el paso de los años, se convierten en prodigiosos milagros sin los cuales no seríamos lo que somos, ni podríamos conectar los puntos precisos que dotan de plenitud y sentido a nuestra vida.

Actualmente sabemos muchas cosas e intuimos otras. La ciencia y el progreso nos han permitido desarrollar la lógica, el sentido común e incluso el alma. Somos capaces de concluir que la salud es nuestro estado natural y que la energía para vivir puede sacarse de las naranjas, las guayabas, los atardeceres, las ciruelas, las algas, las flores, el amor, los chistes, las manzanas, los amigos, los libros, las estrellas, los poemas, los cuentos o las risas de los bebés. Es una lista tan larga o corta como se quiera, porque  sabemos que dentro de nosotros laten infinitos recursos.

Y sin embargo, no todo en realidad se sabe o está inventado. Y no todo lo que se sabe, o se cree saber,  resulta necesariamente explicable y verdadero.

Puede que la mente humana sea una mota polvo en el insondable universo sideral, que carezca de posibilidades para abarcarlo o que, por el contrario, sea tan inmensa y extraordinaria que estemos sólo en los albores de su desarrollo. Tal vez se trate de ambas cosas, o de ninguna, pero los milagros existen.  Y existen incluso cuando creamos, que por conocer bien la causa y efecto de una situación o de un evento, no se producirán.

Porque detrás de algo que se explica siempre puede surgir lo inexplicable y detrás de algo que se sabe también hay algo que se ignora. La sabiduría no es plena, ni mucho menos infalible, aunque confiemos en ella para caminar por la vida con  una mínima sensación de certidumbre. No en vano somos seres hambrientos de certezas, de hábitos y de seguridad.

 Yo aún no puedo explicar porqué me encontré ese dinero cuando más lo necesitaba, porque tuve un hijo tan joven, porque invertí tantos años en terminar mi carrera, porque la muerte de mi padre abrió nuevas formas de pensar en mí, porque alguien que yo quería, por el que rogaba y estaba desahuciado, salió repentinamente de la UCI, porque el amor de mi vida llegó cuando me sentí preparada o porque en una calle repleta de coches encuentro ese hueco que necesito para aparcar cada día.  Ignoro porque mi corazón se estremece con un paisaje, con una foto, con el mero hecho de dar el biberón a mi nieto, con una copa de buen vino, con inspirar el aire o despertar cada mañana. Para mí todo esto es un milagro y me embarga una maravillosa sensación de plenitud y agradecimiento.

Cuando conecto esa sucesión de hechos, que en su momento me parecieron adversos o beneficiosos, mi vida adquiere pleno sentido y descubro que la clave de esos milagros no fue otra que creer firmemente en ellos.

Creer en lo que deseo, en la magia de cada momento, en lo que no ven mis ojos, pero logro imaginar. Y cuando creía o creo, el milagro sucede de una forma tan natural que parece haber estado allí siempre, aguardando en el mudo silencio a que yo lo llamase.

Los milagros no son patrimonio de la religión, más bien se cimentan en nuestra capacidad de creer y en la fe para sostener aquello en lo que creemos.

Hay una varita mágica en cada creencia capaz de crear lo que uno cree. Un hada madrina o un mago en cada uno de nosotros.

Por eso hablaba Einstein de dos formas de ver la vida: una creyendo que no existen milagros y la otra creyendo que todo es un milagro.

No es más que una decisión personal.

4 comentarios

Archivado bajo Actitud, Actitud hacia la vida, Actitud mental positiva, Conectar todos los puntos, Creencias, Creencias generativas, Creer, Dirigir tu vida, Inteligencia emocional, Isabel Ripoll, Lider interior, Liderazgo personal

PRIMER ANIVERSARIO

Permitidme que dedique un instante a celebrar el primer año de vida del blog.

A nivel personal he ganado 40 veces la batalla al papel en blanco.

Mientras arde la vela, concluyo que pensar en la grandeza humana me dió para mucho.

Gracias a todos los visitantes.

Escribo para vosotros.

Para recordaros que somos seres únicos e increíbles, llenos de belleza y talento; que creamos nuestro  propio camino y, al hacerlo, marcamos la diferencia.

Por ello es importante que no te limites a seguir a otros.

Busca y da lo que tienes. Eso que sólo tú puedes dar.

Se tu propi@ líder.

Deja un comentario

Archivado bajo Aniversario del blog, Isabel Ripoll, Lider interior, Marcar la diferencia, Se tu propio lider, Un año de vida, Uncategorized

UN ENTORNO LABORAL EN EL QUE TODOS SON LIDERES

En el pasado estabas en la oficina y hacías lo que tú jefe te pedía desde su precioso despacho; en el presente, la oficina se compone de escritorios y salas de reuniones y  eso incluye a tu jefe, que trata de trabajar en equipo contigo. En el futuro, tú serás la oficina y tu propio jefe.

¿Te parece descabellado?.

Puede que en buena parte de la pequeña y mediana empresa aún no sea una realidad, pero las organizaciones consideradas como mejores sitios para trabajar están optando por los espacios abiertos. En ellos conviven jefes y empleados y proliferan las salas de reuniones.

Este diseño del entorno laboral se corresponde con una nueva filosofía que tiende a pulir las aristas de los organigramas jerárquicos con organizaciones más horizontales.

¿Qué está sucediendo?

La sociedad y el mundo de los negocios han experimentado grandes cambios en poco tiempo.

El más importante tiene que ver con las personas. Por mucho que queramos ver las empresas como entidades abstractas con un fin económico, no puede desconocerse el hecho de que están integradas por individuos y de que su éxito gira alrededor de la necesidades y del ingenio humano.

En la era del conocimiento y la información, quienes acceden a los puestos de trabajo suelen ser individuos bien formados y capacitados para asumir sus tareas. Más que control, lo que este tipo de empleados demanda es espacio y responsabilidad.

Cualquier tipo de supervisión que se efectúe sobre personas formadas y capacitadas debería  enfocarse en estimular y facilitar su labor a fin de que se sientan motivados, dueños de su trabajo y partícipes de la misión corporativa.

Para lograr sus objetivos la empresa del futuro no necesita tanto que sus empleados obedezcan como que liberen y aporten su talento.

La organización piramidal de ordeno y mando representa un obstáculo para la innovación, creatividad e iniciativa que demanda la empresa del siglo XXI. El objetivo primordial de crear valor al cliente y ser competitivos en el mercado se facilita cuando estas organizaciones se estructuran como una red de equipos enfocados al cliente, en flujo y sin jerarquías. Por otra parte, la empresa del futuro tiene ante sí otro reto importante: ser lo suficientemente flexible como para enfrentar con velocidad el cambio. Para ello ha de cuestionar las burocracias y los núcleos de poder y control control internos.

Algunos expertos en estrategia empresarial como Gary Hamel, autor del libro “Liderando la revolución” se atreven a vaticinar un futuro de empresas sin gerentes y con estrategias formuladas por los empleados.

“Serán los empleados de menor rango (quienes están en mayor contacto con los clientes)”, afirma Hamel, “los que generarán las ideas sobre la dirección que debería tomar la empresa. La alta gerencia, por su parte, aumentará sus responsabilidades sobre el proceso de implementación”.

Para José Enebral Fernández, consultor de Management y Recursos Humanos, “cada organización es obviamente soberana, pero si buscamos profesionalidad en las personas, quizá debamos revisar términos como seguidores, subordinados, colaboradores, recursos (humanos)…la profesionalidad implica saber qué hay que hacer y cómo hacerlo, y el hacerlo con esmero y disciplina, sin que nadie nos esté dando instrucciones ni ejemplo: sin duda, una exigencia de la economía del siglo XXI”.

Parece que en el futuro la estructura de las empresas estará mucho más cerca del modelo de gestión horizontal y autoliderazgo que de las jerarquías “Top-down” preconizadas por el Taylorismo en la primera mitad del siglo XX. Baste como botón de muestra el ejemplo de organizaciones como IDEO, Google o Gore-Tex que actualmente se sitúan a la vanguardia de la innovación.

Un cambio de esta magnitud afecta de lleno a los profesionales que prestan servicios.

Cuando la empresa dejar ser esa entidad totalitaria en la que un pequeño grupo, alejado de la realidad del día a día, toma decisiones y controla el bienestar de sus súbditos, los profesionales han de pensar por sí mismos y desarrollar una mentalidad de microempresa convirtiéndose en responsables de su propio servicio. En otras palabras, han ser sus propios líderes y liderar, tanto por su bien como por el de la organización.

 Los empleados convertidos en profesionales ya no están sujetos a paternalismos sino que dependen de sí mismos. No son tanto recursos, como fuentes de talento. Ofertan un producto y esperan un contraprestación justa. No le deben nada a nadie, pués lo que se da es un mero intercambio.

 La empresa ya no será ese lugar en el que hay que dejar transcurrir ocho horas, obedecer, realizar tu trabajo, evitar responsabilidades y pasar desapercibido para cobrar una nómina. El cambio es una cuestión de supervivencia para empresarios y trabajadores.

La era de los empleados parece dejar paso a la era de los profesionales.

Y  los profesionales son adultos que controlan sus vidas. Antes de trabajar para nadie trabajan para sí mismos. Eligen a quién, dónde y cómo prestan sus servicios, ofrecen un producto diferenciado y valioso, asumen responsabilidades, influyen sobre otros y toman decisiones para impulsar el negocio.

Para llegar a este punto no tienen que seguir instrucciones, sino pensar por ellos mismos dónde radica su valor, sus fortalezas y habilidades y cómo pueden contribuir de una forma única y valiosa a su entorno.

Un profesional es consciente de aquello singular que puede aportar y lo aporta.

La evolución de la sociedad nos invita más que nunca a trabajar en nosotros mismos para mejorar nuestro entorno laboral y profesional y crear un mundo mejor para todos.

Se trata de conectar con el líder que cada uno llevamos dentro y hacerlo visible.

Deja un comentario

Archivado bajo Actitud, Autoliderazgo, Cómo lograr tus objetivos, Conocimiento personal, Dirigir tu vida, Dueño de tu trabajo, El trabajador del futuro, Empleados y profesionales, Isabel Ripoll, La empresa del futuro, Lider interior, Recursos internos, Recursos personales, Recursos propios, Se tu propio lider, Sin jerarquias y sin jefes, Superación personal, Todos somos lideres, Trabajar para ti, Valor añadido, Valores