Archivo mensual: febrero 2012

PRIMER ANIVERSARIO

Permitidme que dedique un instante a celebrar el primer año de vida del blog.

A nivel personal he ganado 40 veces la batalla al papel en blanco.

Mientras arde la vela, concluyo que pensar en la grandeza humana me dió para mucho.

Gracias a todos los visitantes.

Escribo para vosotros.

Para recordaros que somos seres únicos e increíbles, llenos de belleza y talento; que creamos nuestro  propio camino y, al hacerlo, marcamos la diferencia.

Por ello es importante que no te limites a seguir a otros.

Busca y da lo que tienes. Eso que sólo tú puedes dar.

Se tu propi@ líder.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Aniversario del blog, Isabel Ripoll, Lider interior, Marcar la diferencia, Se tu propio lider, Un año de vida, Uncategorized

EXPRESAR LO QUE SIENTES Y PEDIR LO QUE NECESITAS

“El que calla otorga”, dice un refrán.

Imagínate que extendieses un cheque al portador en el que el importe no fuera un número sino una afirmación denominada “SI”.

“SI”, para el portador, significaría algo como: pienses lo que pienses y creas lo que creas sobre mí habrás acertado, porque no sólo tienes el derecho a interpretar mis actos y a adivinar mis pensamientos, también tienes la verdad.

Que otros piensen que les asiste la razón no tiene porque ser importante y el silencio puede verse como una forma de lenguaje, la cuestión es ¿qué nos aporta?. ¿Se trata de una decisión meditada en un momento concreto o de una actitud a la que estamos predispuestos con independencia de que nos beneficie o perjudique?.

Cuando silenciar lo que pensamos y sentimos se traduce en sentimientos negativos, algo dentro de nosotros está obrando en nuestra contra.

Es lo que sucede si callas y piensas que nadie te comprende, que deberían saber lo que te ocurre o que ignoran tu valía. Si sólo callas por miedo o de forma inconsciente.

¿Alguna vez has pensado en como contar lo que te pasa y expresar lo que sientes podría mejorar tu vida?.

Las emociones que se reprimen pueden generar traumas y enfermedades.  Canalizar bien la emoción implica vivirla y liberarla. Cuando tienes un sentimiento positivo o negativo lo más productivo para nuestro bienestar es reconocerlo y buscar el momento apropiado para expresarlo.

Salvo que las personas que te rodean sean “psíquicos”, no deberías esperar que tengan poderes para leer tu mente.

Las indirectas, por su falta de claridad, tampoco ayudan. Puede suceder que alguien acierte, pero, si lo hace, ¿qué parte de tu mensaje se habrá perdido?. A menudo la indirectas conducen a sudokus imposibles. Todo son preguntas y especulaciones sobre el comportamiento del otro o sobre lo que el otro quiso decir. Lo más  fácil es que acabemos distorsionando la realidad.

Si alguien pone su mano sobre tu hombro mientras habla contigo, no implica que sea tu amigo ni que sienta especial afecto por ti. Puede que la persona tienda a comunicarse mediante el tacto. Cada individuo tiene preferencia por un canal de comunicación.  Al saludarte, por ejemplo, las personas que tienden al canal auditivo prefieren hablar, si tienden al canal visual quizás prefieran sonreír, mientras que los kinestésicos seguramente opten por un abrazo o por darte la mano.

Todos tenemos necesidades y también nos gusta satisfacer las necesidades de otros. En especial cuando se trata de personas por los que sentimos afecto. Como individuos interdependientes, pedir lo que necesitamos y expresar lo que sentimos es necesario para nuestro bienestar y supervivencia.

Pero, ¿sabemos pedir?.

La falta de práctica y de convicción puede llevarnos a ser exigentes y agresivos.

Si dices lo que piensas o sientes con calma, claridad y directamente  te escucharán. Cuando al expresarte adoptas una actitud asertiva y evitas agredir o resultar agredido obtienes empatía. Pide, pero no exijas.

Al pedir, puedes o no recibir.  La negativa es una posibilidad. Por ello, conviene entender que un NO es un NO en ese momento y para aquello concreto que has pedido, de ninguna forma un NO para siempre y para todo.

 Negarte lo que pides es un derecho que asiste a las personas más que una muestra de desprecio. Cada cual  en función de sus valores y circunstancias, decide a quién, cómo y cuándo ayuda. ¿Cuántas personas que te quieren te han dicho NO alguna vez?.  ¿A cuántas personas que quieres has dicho tú NO ?. Aún tienes la opción de pedirlo en otro momento, de otra forma, a otra persona.

Mejor eso que adoptar el papel de víctima con frases como: “Si me quisieras, sabrías cuáles son mis necesidades”. Suena un tanto absurdo, ya que alguien puede quererte pero no saber exactamente cuáles son tus necesidades, por mucho que se empeñe en averiguarlo.  O pensar “Si tengo que pedirlo, entonces ya no merece la pena”. Una creencia personal sin base objetiva, que destroza parejas y relaciones con los demás.

En cierta ocasión alguien preguntó a los asistentes a un foro de discusión si pensaban que las personas complicamos las cosas al ser tan reacios a pedir y expresar lo que sentimos. Uno de los participantes respondió:

“Las personas complicamos mucho las cosas, y es así de SIMPLE:
Si extrañas, LLAMA. Si quieres encontrarte con alguien, INVITA. Si deseas que te comprendan, EXPLÍCATE. Si tienes dudas, PREGUNTA. Si no te gusta, HABLA. Si te gusta HABLA MÁS. Si tienes ganas, HAZLO, ARRIESGATE. Si quieres algo PÌDELO…es la mejor manera de que empieces a merecerlo. Si el “NO” ya lo tienes, solo corres el riesgo del “SI”. ¿Qué esperas?. La vida es una SOLA y no hay tiempo que perder”.

¿Y si probases a contar lo que te ocurre, pedir lo que necesitas y  expresar lo que sientes?.

El resultado te sorprenderá.

Deja un comentario

Archivado bajo Actitud hacia la vida, Autoestima, Autoliderazgo, Bienestar, Cómo lograr tus objetivos, Comprensión, Comunicación, Decir lo que te ocurre, Di lo que piensas, El que calla otorga, Empatía, Expresar lo que sientes, Isabel Ripoll, Miedo al no, Pedir lo que necesitas, Percepción de la realidad, Saber expresar lo que sientes, Saber pedir, Valorarse

ACOMPAÑAR

“Más vale un corazón sin palabras que palabras sin corazón”, dice un proverbio sudanés.

En el acompañamiento el silencio juega un papel clave, porque es un ingrediente de la escucha activa  y nos ayuda a respetar la libertad y la capacidad de decisión del otro.

El acompañante es un testigo empático. No está ahí para dirigir, enseñar, mover o influenciar, aunque inconscientemente pueda hacerlo. Tampoco para ir de salvador.  Es sólo alguien que está presente, cerca y próximo en el corazón, unido con la alegría o tristeza de la persona a la que acompaña.

Acompañar no es intentar convencer, sino participar en los sentimientos del otro y mostrarse receptivo a lo que trata de comunicar. A veces no sabemos qué decir, y lo cierto es que acompañar no requiere decir o hacer nada especial, sólo estar ahí.

El acompañante es un facilitador que ha relegado sus expectativas personales para sintonizar con otra persona y crear un ambiente de cariño y sosiego, donde esta pueda reflexionar, vivir su emoción y sentirse apoyada.

Es posible que la persona a la que acompañemos sufra una pérdida, un fracaso, una enfermedad y  esté deteriorada hasta el punto de parecer que ha perdido sus capacidades. Pero acompañar es seguir creyendo en su libertad y en su capacidad de decisión y respetar su dignidad.

Aunque creamos que tenemos la solución a los problemas de  la persona con la que compartimos ese momento tan delicado o importante, hemos de ser como un farero que regala presencia. El acompañante ofrece luz,  cariño y  rapport, pero es el otro quién observa, quién ve y decide sus pasos. Tal vez podamos orientarle con preguntas. O conversar con la persona, si lo necesita, pero enfocados en la escucha.

Cuando nos planteamos como podemos acompañar mejor a alguien, no existe una única respuesta. Depende en sí de la persona. De cara a uno mismo, lo importante es que demos lo que tenemos en nuestro corazón, ya que quién lo recibe le dará sentido según como sea el suyo.

Hagas lo que hagas tu papel acaba cuando has dado lo que podías dar y lo has hecho de forma auténtica y  asertiva.  Como el otro  lo reciba, cuando has puesto lo mejor de ti y has estado presente, ya no está en tus manos.

Deja que la persona y su dolor fluyan, “como el río… cuando el río encuentra una piedra, no se detiene: la rodea y luego la pasa. Cuando el río encuentra un hueco, lo inunda y sigue su cauce. La naturaleza es sabia; sabe hacia dónde va. El río desembocara en el mar, donde encontrará su sentido…”.

Acompaña.  No fuerces, ni trates de razonar.

Deja un comentario

Archivado bajo Acompañamiento, Acompañar, Acompañar a alguien, Actitud, Cambio, Comprensión, Comunicación, Hacer compañía, Isabel Ripoll